¿Qué es la Cefalea tensional?

Cefalea tensional

Cefalea tensional

¿qué es la Cefalea tensional?

¿qué es la Cefalea tensional?

Existen diversos tipos de dolor de cabeza, pero el más común entre las personas, es la cefalea tensional. Puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en adultos y adolescentes.

La cefalea tensional se produce generalmente por la contracción de los músculos de la cintura escapular, la parte posterior del cuello y el cuero cabelludo, dando como resultado, molestias en diferentes partes de la cabeza. Aquellas personas que lo sufren, lo describen como una banda que les aprieta la cabeza, los ojos o los senos nasales; la molestia puede ser fija o móvil. Hay personas que tratan de paliar su dolor masajeando la zona afectada, y otras tras tomar analgésicos frecuentemente pueden presentar efectos rebote.

¿Cómo puede ayudar la Terapia Craneo-Sacral (TCS) en los síntomas de cefalea tensional?

Como el paciente acude a la consulta en un estado general alterado, es importante reducir las pulsaciones de ciclo por minuto de líquido cerebro-espinal, esto ayudará  a normalizar el Sistema Nervioso (SN), la persona empezará a relajarse y se observará una mayor amplitud al respirar. Haciendo contactos muy suaves sobre el tejido miofascial de la cintura escapular, contribuiremos a que la región suboccipital se libere con mayor facilidad. Posteriormente revisaremos el estado de la bóveda craneal, el macizo de la cara y liberaremos las suturas para que la presión intracraneal sea la correcta.

Recordemos que los huesos del cráneo están dotados de movilidad gracias a los medios de unión llamados suturas, pero a finales del . s.XIX, principios del XX, se pensaba que los huesos del cráneo quedaban osificados en edad adulta, y que el cráneo carecía de movimiento alguno.
Posteriormente numerosas investigaciones han demostrado que precisamente esa falta de movilidad, contribuye a un sinfín de alteraciones en el organismo humano.

Cabe aclarar que las cefaleas tensionales y otras afecciones, pueden ser agravadas o causadas por la ingesta de azúcar blanco, cafeína, drogas, metales pesados u otras sustancias tóxicas presentes en la industria alimentaria y del medio ambiente, vacunas, intolerancia a ciertos alimentos y radiaciones.